La calma antes del invierno

Son los paseos tempranos en las silenciosas mañanas de domingo. Cuando todavía no hace frío, pero ya refresca. Son los árboles y canales dorados de hojas flotantes.

Es el sonido de los pasos en las calles empedradas y el timbre de alguna bicicleta.  Es el olor a café y croissants. Es el sabor a stampot, calabazas y uvas.

Es viento frío, pero rayos de sol cálidos. Jersey fino, pero bufanda. Vino fresco, pero té caliente.

Es la luz anaranjada de los atardeceres de esos soles gigantes que solo se ven en estas latitudes. Es la luz de los locales desde fuera cuando oscurece.  La luz amarillenta de las farolas.

Holanda en otoño es la calma antes del invierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s