Querida Alicia

Si dos de vuestros personajes literarios se pudiesen escribir una carta el uno al otro ¿a quién elegiríais?

5 de enero de 1944

Querida Alicia:

 Ya hace una semana que me llegó tu última carta, pero no he tenido tiempo de contestarte porque he estado verdaderamente ocupada. Primero mamá me pidió que le ayudase a hornear un pastel y estuve charlando con papá sobre lo raro que está nuestro gato Moortje últimamente. Aunque ¡nada comparado con el gato sonriente del que me hablabas en tu carta! Me partía de la risa yo sola en la cama mientras te leía. Ha sido una aventura de las de verdad, ya me gustaría a mi poder tener aventuras así y no estar encerrada en esta casa todo el santo día. Hay veces que siento como si la casa se hiciese más pequeña de lo normal, como cuando tú te comiste aquellas galletas y se te salían los brazos y las piernas por las ventanas. Papá y mamá dicen que no me queje tanto que están cansados de oír tantas quejas y que ya tienen bastante, que ya soy mayor y que debo actuar como tal. Son como la oruga insensible pero sin tantas patas.

No hago más que matar el tiempo día sí y día también. Cuánto daría yo por ir a una de esas fiestas de no cumpleaños como a la que fuiste tú. Bailaríamos y cantaríamos alrededor de la mesa del té y ¡comeríamos pastel hasta hartarnos!

Me encantaría conocer al sombrerero, creo que en el fondo está menos loco que la mayoría de los adultos. Sobretodo aquellos que luchan unos con otros.

Tengo que confesarte que he estado pensando en escaparme por la ventanita del cuarto que da al patio. No sé muy bien a dónde iría, pero en ese caso podría escoger cualquier camino ¿verdad? El problema son los señores que andan por las calles constantemente con esas caras serias y asustando a todo el mundo.  Son un ejército sin corazón. Probablemente me apresarían y me llevarían ante su jefe, que si no es igual de malo que la Reina Roja anda cerca.

Mamá me está llamando para tomar el té así que voy a acabar la carta ya. Te dejo un dibujo aquí abajo para que la carta no sea tan aburrida.

 P.D. Ah, se me olvidaba ¡Feliz no cumpleaños! Y saluda al conejo blanco si lo vuelves a ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s